Comparte | 
 
Opciones del foro:

Compártelo con sólo un clic con tus amigos en  Compartir en facebook   y en  Compartir en twitter

 

 SENTIRSE BETICA (POR ISABEL SIMÓ, CONSEJERA REAL BETIS B.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
J.BERCIANO
Admin
avatar

Mensajes : 1483
Fecha de inscripción : 16/12/2009
Edad : 53
Localización : CIUDAD DEL BETIS

MensajeTema: SENTIRSE BETICA (POR ISABEL SIMÓ, CONSEJERA REAL BETIS B.)   Jue 07 Jul 2011, 13:57


María Isabel Simó Rodríguez, miembro
del Patronato de la Fundación Heliópolis, es la actual directora del Archivo de
Indias. Nacida en Sevilla y licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad
Hispalense, ha desarrollado una extensa carrera profesional en el ámbito universitario
y de la archivística, especialmente en el Archivo Histórico Provincial de
Sevilla. Hija de D. Manuel Simó Mateos, tres palabras que son sinónimo de otras
tres -Real Betis Balompié-, tras medio siglo de dedicación al club verdiblanco,
donó al Archivo Histórico los fondos documentales recogidos por su padre
durante esos largos años.


Explicar un sentimiento no es fácil, entra dentro del ámbito de lo emotivo, de
lo hondo, de lo sensible, de lo inexplicable. Quizás por eso mi padre, Manuel
Simó, un gran bético, para mí el mejor de los béticos, cuando hace muchos años,
un periodista le preguntó que por qué era bético, sin inmutarse le contestó
“porque sí”. Y era cierto; no tenía antecedentes familiares, aunque nacido en
Sevilla, sus padres procedían de la Andalucía oriental y ni siquiera eran
aficionados al fútbol.
Tal vez algún amigo, un compañero de trabajo o un cliente del Banco de Bilbao,
le habló o lo llevó al club allá por el comienzo de los años 30 y ahí se quedó,
para siempre, dedicado en cuerpo y alma al Real Betis Balompié.
Mi caso es diferente, muy diferente, yo no soy bética porque sí, yo soy bética
porque desde que se despertaron mis primeros sentidos, mi casa era distinta a
las otras. En mi casa, mi padre que tenía una voz grave e inconfundible,
llegaba por las noches cansado y yo le oía hablar con mi madre de que habían
tenido Asamblea, que el fin de semana próximo el Betis tenía un partido
difícil, que dentro de dos días unos futbolistas del equipo juvenil, que vivían
en la pensión de las hermanas Conde -¡qué grandes béticas! -en la calle
Federico Sánchez Bedoya, venían a comer con nosotros, que había que animarlos
para que siguieran jugando y no se volvieran al pueblo. Que habría que llamar a
Agustina, la modista para que cosiera los números de fieltro negro en las
camisetas de rayas blancas y verdes.
Y eso un día y otro, y un mes y otro, y año tras año, hasta que ¡Por fin¡ el
año 1961, tengo la edad suficiente ( catorce años) para acompañarlo al estadio
a ver un partido del Betis. Creo que no me equivoco si digo que por aquel
entonces no había muchas niñas de mi edad en mis circunstancias y que lo pasé
divinamente. Bueno, eso si el Betis ganaba, porque si perdía, aparte del
sufrimiento, nos quedábamos sin pasteles toda la familia.
En aquellos años, mi padre era delegado de campo, sentado en una especie de
foso junto al entrenador Fernando Daucik, a Vicente Montiel, el maravilloso
masajista, el inolvidable médico José del Barco y algún que otro futbolista
suplente, soportando el frío y la lluvia sin posibilidad de protección, salvo
el paraguas y la gabardina.
Yo estaba en la tribuna detrás, muy cerca de él, con mi madre, mi hermano, muy
pequeño y otros béticos como José Fernández de la Torre, su mujer, y el otro
médico del club, Federico del Valle, que cada vez que el Betis metía un gol se
saltaba la baranda de la tribuna para abrazar a los del banquillo.
Salíamos los últimos del estadio, porque mi padre tenía que quedarse hasta que
el árbitro firmara el Acta del partido. Algunas veces lo pasaba fatal, porque
intentaba suavizar el texto de las actas por algunas de las palabras fuertes
que el árbitro afirmaba haber oído de algún futbolista, asegurando mi padre que
eso era imposible porque ese “chaval” era extranjero y llevaba pocos días en la
ciudad.
De sobra sabía mi padre que lo primero que le enseñaban los colegas a los
nuevos era decir tacos pero sin explicarles el significado.
Recuerdo las llamadas telefónicas de los periodistas, sus grandes amigos, bien
entrada la noche (ellos trabajaban a esas horas) pidiéndole información de
alguna noticia sobre el Betis, sobre fichajes nuevos etc. Siempre los atendía a
la hora que fuera, pero a nosotros nos despertaba el agudo timbre.
Años más tarde, y sin perderme un partido, sobre todo cuando jugábamos en casa,
yo llevaba a mi padre a los partidos con los que el Betis competía en ciudades
próximas ( Granada, Córdoba, Málaga). Ya entonces conducía yo mi 600, y cuando
el partido era en el Estadio Benito Villamarín, nos íbamos muy pronto porque
teníamos que estar antes de que llegara el árbitro, los liniers (así se
llamaban los jueces de línea), y los componentes del equipo contrario.
Como evidentemente yo no podía entrar en los vestuarios, me quedaba charlando
con Adolfo ( Adolfito ) y con Tenorio, personajes muy queridos en el campo, y
con una señora que no recuerdo su nombre, simpatiquísima que vendía golosinas
dentro.
He visto jugar a lo mejor del fútbol español de los años 60 y 70, he disfrutado
con mi Betis y también he sufrido con los descensos, más que por mí, por mi
padre, a quien su corazón ya le había dado varios avisos.
Y un día, cuando se disponía a ir a la Secretaría, (entonces era Secretario
General ) a media mañana, un zarpazo le dio la última advertencia. Todavía, en
la residencia García Morato, pudo oír el último gol de su vida una tarde de
abril de 1978. Con él se iban 48 años de la historia del Real Betis Balompié.
Desde ese momento, todo fue distinto, pero yo, aún sin él, me sentí más bética,
como si tuviera sobre mí la responsabilidad de recoger su antorcha, de
prestarle mi corazón joven. Me marché de la ciudad del Betis poco después, y no
volví hasta 1992. Pero esa es ya otra historia...


ISABEL SIMÓ.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

SENTIRSE BETICA (POR ISABEL SIMÓ, CONSEJERA REAL BETIS B.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Peña Bética 15-J :: REAL BETIS BALOMPIÉ :: El Beticismo-
Cambiar a: